Tendencias de adaptación de las PyMEs post-pandemia

En los últimos años hemos sido testigos de grandes cambios en el sector minorista, la tecnología ha propiciado que se desvincule al comprador de una tienda física como tal, permitiendo que el comercio se pueda llevar a cabo desde cualquier lugar y momento por medio de dispositivos electrónicos y el internet. Visto en retrospectiva, todos estos cambios han ocurrido en un momento único y apropiado ya que de no haber existido las PyMES se habrían enfrentado a una situación mucho más difícil durante la reciente pandemia. Sin embargo, pese a dichas condiciones las empresas han sido capaces de adaptarse a los nuevos retos que se han presentado en estos últimos tiempos y han innovado de forma creativa logrando adaptarse.

A raíz de la pandemia el sector minorista tuvo que reinventar sus formas de venta, la experiencia de compra, entregas, procesos, etc. planteándose preguntas como: ¿Dónde y cómo pueden los clientes recoger y devolver sus artículos comprados? ¿Cómo pueden pagar? ¿Cuál es la utilidad de una tienda en un entorno de compras en línea?.

A medida que la pandemia ha avanzado, tanto compradores como empresas se han adaptado a esta nueva normalidad creando tendencias que están siendo útiles para esta adaptación y sobresalir ante las adversidades.

Cumplimiento flexible de pedidos

2020 marcó el comienzo de la adopción masiva de oportunidades de cumplimiento no tradicionales. Uno de estos nuevos métodos que se convirtió en esencial durante el año pasado es BOPIS, o comprar-en-línea-pick-up-in-store. Conforme el avance de la pandemia, los minoristas vieron un aumento del 208 por ciento en BOPIS con respecto al año anterior a medida que los clientes migraban hacia una mayor comodidad y opciones que ofrecía el cumplimiento flexible de pedidos. Esto aceleró una tendencia que había ido ganando terreno en algunas industrias, como la de comestibles, y la vio extenderse a sectores minoristas de todo tipo.

Venta al por menor omnicanal

Los planes minoristas omnicanal ya habían sido una alta prioridad para muchas empresas antes del COVID-19. Sin embargo, la pandemia obligó a muchos minoristas a acelerar las transiciones de una solución omnicanal adecuada. La omnicanalidad se ha convertido en un requisito absoluto para que los minoristas modernos sobrevivan. Parte de esta transición incluye un replanteamiento de la propia tienda física. En lugar de actuar como la ubicación crítica en el viaje minorista, un espacio para que los clientes busquen y compren artículos, la tienda ahora sirve para que los clientes vean, toquen y sientan los artículos que han descubierto a través de otros canales de compra antes de la compra final.

Dynamics 365 ha ayudado a equipar a los minoristas con una experiencia de compra flexible, unificada y sin problemas para clientes y socios. Con Dynamics 365 Commerce, las empresas han podido interactuar en los canales tradicionales y emergentes, al tiempo que permiten a los consumidores la opción de comprar cuándo, cómo y dónde quieren, en cualquier dispositivo, ofreciendo una experiencia coherente y sin fricciones en los canales en línea y sin conexión.